lunes, 25 de diciembre de 2017

De Los Palotes Perico.

Consejos Del Diablo A Su Hijo Médico.
Prólogo.

      Llevo una hora sentado en la sala de espera del doctor para que me dé algún tratamiento para el dolor de cintura que tengo desde hace un mes. Me dieron turno para las 18 horas y ya son las 19 horas y no pasa nada. Recién entró un fulano de traje, sobretodo negro y corbata con un maletín enorme. Seguro que es un visitador médico de algún laboratorio para traerle muestras gratis de medicamentos y hacer propaganda. El tipo no sale. Antes que a mí tiene que aetender a otros dos pacientes, de modo que me armaré de paciencia y esperaré aunque tengo ganas de irme a la mierda.
Qué tortura...si no estás enfermo, seguro que en la sala de espera te enfermas: o de los nervios que te agotan la paciencia o de algún virus de otros pacientes que están esperando.... 
Después de casi tres horas escucho mi nombre...¡ Pase don Bartolo!
Después del saludo le cuento mi problema. Me extiende una receta de un analgésico y antiinflamatorio. El tipo se debe haber dado cuenta de que estaba recontranervioso y me dijo: 
.- Don Bartolo...Ud. es muy nervioso....A ver, cierre Ud. los ojos.....¡Ve!...Tiene en sus párpados un pequeño temblor. ¿Quiere que yo le recete un tranquilizante?
.-Bueno.
.- Tome tres gotas de Rivotril cuando se sienta nervioso. En caso de apuro póngaselas debajo de la lengua.
Y me extendió la receta.
******************************************************



.- Hola Bartolo, ¿Cómo te va? 
.- Regular....ayer tuve que ir al médico por el dolor de cintura.
.- Hay que andar con cuidado con los médicos.  El otro día me contó un amigo lo que había escuchado de unos médicos. El hijo le comentaba a su padre, también médico, que el paciente que le había derivado vino a verlo muy agradecido y le dijo que con el tratamiento que le había indicado se le había ido una alergia que tenía desde hacía muchísimos años y que no se le iba con nada. El padre le contestó que con las visitas y visitas de este paciente  le había podido pagar los estudios a él.
Por supuesto que los profesionales médicos deben cobrar sus servicios, pero están expuestos como todos los demás a caer en la tentación de poner en primer lugar el dinero y esto puede ser muy peligroso para la salud de los pacientes. ¿Conoces los consejos que el diablo le dio a su hijo médico cuando se recibió?
.- ¡No!.... ¿El diablo tiene hijitos acá en este mundo?
.- Por supuesto... Jesús les dijo a los fariseos:  "Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer". Tiene hijitos en todas las profesiones.
.- ¿En qué se distinguen de los demás?
.- Tienen cuernos y cola y un tridente en la mano.....ja...ja... No, no... De afuera son igual que los demás.... Se los conoce por sus obras, igual que a los hijos de Dios. 
.- Y Dios... ¿Tiene también hijos médicos?
.- Por supuesto...muchos y buenos.
.- El primer consejo del diablo a su hijo médico es precisamente este:

"Hijo mío: lo más importante en la vida es el dinero. Búscalo y te abrirá todas las puertas y conseguirás todo lo que quieras. Todos los consejos que siguen tienen como último fin que consigas dinero."

.- Ya lo dijo Jesús: "No podeis servir a Dios y al dinero". Quiere decir que el que sirve al dinero sirve al diablo...¿No?
.- Y por lo que he escuchado les va bien con el dinero, ya que la industria farmacéutica es la que más millones gana por encima de los armamentos y otras.  Y Dios....¿Qué aconseja a su hijo médico? 
.-  Dios manda a todos sus hijos  que amen a todos los demás como a sí mismos. Esto no quiere decir que un profesional no cobre su trabajo, pero no está en primer lugar el dinero sino buscar el bien de todos.

2
.- Bueno...¿y qué consejos le da el diablo para conseguir dinero?
.- El segundo consejo  es este:

 "En tu profesión de médico ten presente este pecepto importante: "Ni curar, ni matar, sino mantener enfermo".  Si curas o matas, se terminó el cliente y se terminó el dinero. Procura tener a tus clientes en una enfermedad no mortal y tendrás asegurados tu dinero. A este fin tienden los siguientes consejos".

.- El tipo del ejemplo que me  contaste antes se las arrgló bien para mantener enfermo a su paciente, perdón, a su cliente. Con sus visitas y visitas le pagó  al hijo su carrera....
.- Por algo dice el refrán: "Del mulo y del docctor, cuanto más lejos mejor". Si encuentras un médico hijo de Dios, tratará de curarte. Por supuesto hay algunos problemas de salud que son cronicos...  que procurará aliviarlos, pero nunca empeorarlos.
.- Los hijos del diablo también cometen errores porque  miles mueren cada año por lo que se denomina iatrogenia, que es un daño en la salud, causado o provocado por un acto médico.
.- Supongo que su padre Satanás les tirará las orejas...

3
.- El tercero es muy interesante y hay millones que lo están sufriendo, generando a la industria farmacéutica ganancias astronómicas:

“Crea adictos. Receta medicamentos  que generen dependencia física y sicológica y así tendrás enganchado a tu cliente y te asegurarás sus visitas periódicas. Si tratara de independizarse de tí, se sentirá tan mal que volverá mansito."

.- Verdaderamente es así. Conozco unos cuantos que toman medicamentos para dormir, para la ansiedad, etc. desde hace mucho tiempo y pareciera que no pueden vivir sin ellos. Cada tanto visitan a su médico.
.- Son medicamentos más adictivos y destructivos  que la marihuana o la cocaína y los recetan alegremente. Si los tomas tienen unos efectos secundarios serios y si los dejas experimntas los síntomas de abstinencia más horribles que te puedas imaginar. 
.- ¿Por qué entonces la cocaía y la marihuana están prohibidas y esas otras drogas no?
.- No sé...Todas son destructivas, pero será para sacar de en medio a la competencia....
.- También tengo un amigo que  dejó el rivotril lentamente como le dijo una neuróloga y lo mismo pasó casi dos años con síntomas de abstinencia muy feos.
.- En internet encontré varios testimonios de personas que los sufrieron. Te leo uno de muestra: 

"HOLA A TODOS……MI CASO NO ES MUY DIDERENTE A NINGUNO, TENGO TOMANDO FÁRMACOS DESDE HACE 25 AÑOS, TENGO 50 DE EDAD, ME EMPEZARON DANDO ROHIPNOL, PORQUE NO PODIA DORMIR A CAUSA DE NERVIOS Y ANSIEDAD. AL POCO TIEMPO ME CAMBIARON POR VALIUM, DIAZEPAN ETC….EL ULTIMO QUE ME RECETARON ES  RIVOTRIL DE 2 M.G….HE INTENTADO DEJARLO Y NO HE PODIDO, CUANDO VEO QUE ESTÁ  POR TERMINARSE EL RIVOTRIL NO LO COMPRO PARA NO TOMARLO Y PODER DEJARLO,,,,PERO NO,,,LOS ESPASMOS MUSCULARES,  DOLORES MUSCULARES, VISTA NUBLADA, MI CEREBRO TOTALMENTE FUERA DE LA REALIDAD, ESTOY ACOSTADO Y TODO MI CUERPO BRINCA POR FALTA DEl  MEDICAMENTO. NO COMO, IMPOSIBLE DORMIR, DIFICULTADES PARA HABLAR……ES HORRIBLE LO QUE PASAS POR FALTA DE ESTE MEDICAMENTO ( DROGA ). EL MEDICO NUNCA TE ADVIERTE SOBRE LOS EFECTOS COLATERALES, Y TODO ESTO NOS LLEVA DESDE UN GRAN SUFRIMIENTO O HASTA UN POSIBLE SUICIDIO………Y COMO NO PUEDO VIVIR SIN RIVOTRIL, TENGO QUE IR CON EL MEDICO Y LO ÚNICO QUE HACE ES EXTENDERTE OTRA RECETA PARA QUE COMPRE  MÁS RIVOTRIL COMO SI ESTOS FUERAN CARAMELOS…….( PERO SIGO VIVO Y LUCHARÉ Y BUSCARÉ Y ENCONTRARÉ  LA MANERA DE ALEJAR EL RIVOTRIL DE MI VIDA. RIVOTRIL ES UNA BOMBA DE TIEMPO, TARDE O TEMPRANO EXPLOTARÁ, Y NOSOTROS CON ESA MORTAL DROGA. UN SALUDO A TODOS Y ÁNIMO. LUCHA POR VIVIR……..
     
 Este otro testimonio también es muy esclarecedor : "Deseo dejar mi testimonio y experiencia desde que comencé a tomar Ravotril. Comencé en este caminar hace aproximadamente unos tres a cuatro años. Todo andaba de maravillas cuando comencé a medicarme con esta droga y pensé que había encontrado el secreto hacia la felicidad (dormía de maravillas, no me presionaba con nada, me sentía en todo momento relajada), nada por que preocuparse. Todo esto hasta que un día comencé a tener problemas en mi vista. Las luces muy fuertes comencé a evitarlas y mi ojo derecho estaba muy sensible a todo tipo de luz. Fui a varios oftalmólogos para saber que era lo que me ocurría en mi vista sin obtener nunca una respuesta satisfactoria por parte de los equipos profesionales. Conjunto con este síntoma comencé a darme cuenta que antes de cumplir el tiempo entre toma y toma comenzaba a tener sensaciones muy desa-gradables (dolores musculares, sensación de irrealidad, angustia extrema, agorafobia, crisis de pánico , etc.) Mi vista cada día iba de mal en peor y no veía solución, los médicos me decían que no tenía absolutamente nada. Un día leí en alguna parte de la red que los medicamentos ansiolíticos (benzodiacepinas) podrían producir midríasis, un problema que se produce en el ojo donde se dilata la pupila y genera problemas con la luz. Recién y por cuenta propia comencé a atar cabos, pensé que lo mejor sería probar en dejar el medicamento y ver la reacción que tendría en mi vista. Fue el día donde comenzó un gran viaje a las tinieblas. Jamás tuve información de que dejar esta droga produciría “síndrome de abstinencia”. Sabía y tenía claro que dejarla me significaría no dormir un buen tiempo. Asumí el riesgo, sin embargo no imaginé que lo que vendría después iba ser casi inmanejable. Al tercer día de dejar el ravotril comenzaron a sentirse los síntomas más fatídicos que he tenido en toda mi vida, creí que me estaba muriendo, no entendía nada y nunca asocié lo que me estaba ocurriendo con el retiro de la benzodiacepina. Pasaron unos días hasta que debí acudir a urgencias por no poder respirar. Este cuadro se repitió varias veces después y los médicos, al igual que yo no entendían que era lo que me pasaba (comprobé que la medicina no está preparada para estos casos, es más, falta mucha preparación y conocimiento científico acerca de este tema). Notaba que los episodios de crisis, después de cierto período de tiempo iban bajando de intensidad y esto me hizo buscar información en la red para saber que era lo que me ocurría. Era el SINDROME de ANSIEDAD. Luego comenzaron a aparecer otros síntomas tan terribles como el primero, pálpitos terribles que sentía que el corazón iba a salir por la boca, una sensación de fatiga extrema, insomnio, angustia, crisis de pánico, terror, psicosis, pensamientos recurrentes de muerte, despersonalización, sensación de irrealidad (no reconocer mi rostro en el espejo), pesimismo, dolor, impotencia…. y una gran decepción saber que alguien pudo haber evitado esto y que sin embargo, al contrario me transformaron en una víctima más del sistema. Mi desesperación me llevó a buscar mucha información al respecto hasta que llegué a conocer el manual de la Dra. Ashton http://www.benzo.org.uk/espman/bzcha00.htm y recién entendí todo lo que me ocurría y comencé a seguir las pautas para hacer abandono de la droga. Toma entre seis meses a un año y en otros casos más sacarse la droga del cuerpo. El síndrome de abstinencia es, para que lo tengan en cuenta quienes deseen comenzar a tratarse con este medicamento, peor que el síndrome de abstinencia de un alcohólico y peor que quienes consumen drogas en base al opio. Nada de esto se informa a quienes se les prescribe RAVOTRIL o clonazepam y es por esta razón que dejo este mensaje a todos quienes comenzaron a medicarse con este VENENO: Hay jóvenes que lo toman por pura distracción y no saben en el gran lío de sus vidas en que se están metiendo. Dejo mi testimonio para que no les ocurra lo que me ha sucedido."

.- Son conocidos desde hace mucho tiempo los síntomas horribles de la abstinencia, pero son tantos los millones de ganancias de las farmacéuticas que hacen oídos sordos. Esta es una lista:
•Acúfeno (zumbido en los oídos)
•Agitación y ansiedad
•Alucinación hipnogógica-alucinaciones
•Ansiedad, posible terror y ataque de pánico
•Aumento de la presión sanguínea
•Cansancio y astenia (debilidad)
•Cefalea
•Depresión (puede ser grave), posible ideación suicida
•Despersonalización
•Desrealización (sensación de irrealidad)
•Deterioro de la memoria y concentración
•Disforia
•Dolor torácico
•Dolores
•Espasmo muscular, calambres o fasciculación
•Fotofobia
•Hiperosmia
•Hipertensión arterial
•Hipocondría
•Hipotensión ortostática
•Indecisión
•Insomnio3
•Labilidad emocional
•Mayor frecuencia urinaria
•Midríasis (pupilas dilatadas)
•Náusea y vómito
•Paranoia
•Parestesia
•Parestesia (sensación de hormigueo o adormecimiento)
•Pérdida de apetito y pérdida de peso
•Perturbación del gusto y el olfato
•Pesadillas
•Problemas de concentración
•Problemas del aparato digestivo (síndrome del intestino irritable)
•Rebote de la fase de sueño REM (del inglés rapid eye movement: ‘movimiento ocular rápido’)
•Rigidez
•Sabor metálico
•Sensación de shock eléctrico  (pinchazos)
•Sensibilidad acrecentada al sonido
•Síndrome de las piernas inquietas
•Síntomas similares a la gripe
•Sofocos fríos o calientes
•Sordera
•Sudores3
•Taquicardia
•Temblores
•Trastorno obsesivo-compulsivo
•Trastornos visuales
•Vértigo
•Visión borrosa
•Xerostomía (boca seca)

Otro testimonio: "Yo añadiría: si quieres saber lo que es ser esclavo, no tienes más que probar las benzodiacepinas y luego intentar dejarlas, verás lo que es que abran las puertas del infierno y que te tiren dentro. Yo lo he vivido y mucha gente que conozco. Muy poco se habla de esto y se irá conociendo con el tiempo. Recomiendo a todo el mundo que no pruebe los tranquilizantes más de unos días, y si puede evitarlo y aprender a relajarse por sí mismos, mejor.  Las benzodiacepinas se recetan como caramelos. Es un problema de salud público número 1 que se irá reconociendo con el tiempo y que ya se está reconociendo en algunos paises. Hay multitud de personas que llevan décadas tomándolas ya que son recetadas por los médicos de cabecera cuando nunca deberían haber pasado las fronteras de los psiquiatras, los cuales también las recetan demasiado alegremente.
Las benzodiacepinas atrofian los receptores, acoplándose a ellos, de un neurotransmisor, el Gaba, que están por todo el cuerpo. Desde la piel hasta el estómago, el corazón o la musculatura. Cuando se retira la droga, el cuerpo ha olvidado literalmente como recibir las señales de este neurotransmisor, que es el neurotransmisor calmante por antonomasia del organismo. Yo llamaría como te sientes al dejarlas como salirse literalmente del pellejo. El cuerpo tarda meses en volver a activar esos receptores, en algunos casos años. Yo aún tengo síntomas después de 2 años sin la maldita droga. Hay daños que son incluso permanentes. ¡Si hasta en los últimos días se han empezado a relacionar con el Alzheimer!
Hasta hace pocos años ibas al médico al dejarlas y se reía de tí por los síntomas que explicabas. Ahora, justo ahora, después de décadas de uso es cuando se ha reconocido que es una de las drogas más difíciles de dejar y que más impacta en el organismo, muy por encima de los opiáceos, la heroína o la cocaína.
En fin, que os sugiero a todos y todas que no los probéis, que son muy agradables de tomar para que te calmen, pero el síndrome de abstinencia surge muy pronto, a las pocas semanas. Y dejarlas es UN INFIERNO".

.- Hay bibliografía abundante sobre estos problemas. Estos son algunos de los libros que conseguí en las librerías:  "Secretos de la industria farmacútica" (Bryan Hubbard), "Invención de enfermedades. Traiciones a la salud y la educación. La medicalización de la vida contemporánea" (León Benasayag y Gabriela Dueñas), "Sana Sana, la industria de la enfermedad" (Mónica Müller),  "La verdad acerca de la industria farmaceutica, cómo nos engaña y que hacer al respecto", (Marcia Angell, MD). Cada uno de ellos trae al final bibliografía al respecto.

4
.- Bueno, sigamos con los demás consejos: El cuarto es:

"Los efectos secundarios son los más importantes. Cuida de que las drogas que recetes, al mismo tiempo que parezca que curan una parte del organismo, enfermen tres o cuatro. Así tendrás más consultas, más dinero y más tiempo enfermo al cliente".

.- O sea: ¿Que el remedio sea peor que la enfermedad?
.- Por supuesto. Péscate alguna trucha de los efectos adversos que tiene el medicamento y vas a extrañar el pescadito que tenías cuando fuiste al médico.
.- A mí con las benzodiacpinas me fue horrible. El alprazolam, cuando lo fuí dejando me producía en todo el cuerpo, hasta los pelos de la cabeza, una sensación como si estuvira electrificado y en las piernas y los muslos como si estuviera quemado. Creo que lo llaman parestesia. Claro, utilizan palabrotas que no entiendes ni papa. Por suerte con  el google  encontré el significado de todas... Tanto si lo tomas como si lo dejas te revienta y en el prospecto lo dicen alegremente:
¿Cuáles son los efectos secundarios posibles de alprazolam?
“Busque atención médica de emergencia si usted tiene síntomas de una reacción alérgica: ronchas; dificultad para respirar; hinchazón de la cara, labios, lengua, o garganta.
Llame a su médico de inmediato si usted tiene:
sentirse deprimido, pensamiento de suicidio o de querer hacerse daño;
pensamientos acelerados, aumento de la energía, comportamiento inusual de riesgo;
confusión, agitación, hostilidad, alucinaciones;
movimientos musculares descontrolados, temblores, convulsiones; o
latidos cardíacos fuertes o aleteo cardíaco en su pecho.
Efectos secundarios comunes pueden incluir:
somnolencia, sentirse cansado;
hablar arrastrado, falta de balance o coordinación;
problemas de la memoria; o
sentirse ansioso temprano por la mañana.
Esta lista no menciona todos los efectos secundarios y puede ser que ocurran otros. Llame a su médico para consejos médicos relacionados a efectos secundarios. 

.-¡ Bueno....! Como te den otros medicamentos para tratar algunos de esos efectos adversos, te vas a tener que llevar la farmacia a tu casa. 
.- Y sí... Por ejemplo la Pregabalina que me dio a mí un neurólogo. Es como pasar de Guatemala o Guatepeor y después a Guatepésima... 
.-  Se olvidaron totalmente del médico Hipócrates: "Si no puedes hacer el bien, al menos no hagas daño".
.- Por supuesto....eso no genera dinero. Poderoso caballero es don dinero.

5
.- ¿Sabes cuántos nombres se le dan al diablo y que significan?
.- ¿Cuáles?
.- Diablo es el que   separa, desune,  nos separa a unos de otros. Luzbel  y lucifer significan  portador de luz. Demonio es un ser sobrenatural que encarna el mal. Satán o satanás es el adversario, el enemigo. Y muchos otros más. El siguiente consejo está relacionado con el nombre lucifer:

"Se siempre "ángel de luz". Haz honor a tu nombre: "Lucifer". Todo lo que hagas o digas debe aparentar: verdad, virtud, sabiduría, altruismo, amor al prójimo. Eres un representante de la medicina. Tú eres el doctor, el que sabe. Exige confianza ciega y siempre que puedas desacredita cualquier otra medicina alternativa. Tus verdaderos intereses deben pasar desapercibidos: ya sabes que eres hijo del inventor de la "mentira".

.- ¡Qué talco!.... Eso justamente me dijo el que me dio el rivotril, cuando después de varios meses fui a verlo. Le dije que el prospecto decía que ese medicamente era un antiepiléptico y se usaba para conbatir las convulsiones y que yo nunca tuve epilepsia y no quería tomarlo toda la vida.
.- ¿Y lo dejaste?
.- Por supuesto, lo fuí dejando despacio, pero lo mismo lo pasé remal como dos años, sobre todo con la cabeza apretada como si tubiera una vincha.
.- Entonces más vale preguntarle y preguntarle que te explique bien los riesgos y si se hace el oso mandarlo a freir churros y buscarse otro médico que no te mantenga en la ignorancia. 
.- Mantener en la ignorancia lo sabe  hacer muy bien la industria farmacéutica en toda la propaganda que hace de sus drogas. Ese es justamente el siguiente consejo.

6
"Mantén en la ignorancia. Para que tu prestigio no corra riesgos mantén lo más que puedas en la ignorancia a tus clientes. El que sabe eres tú. Habla siempre en difícil de modo que prácticamente no se entienda, como tu letra. Evita recetar medicamentos que especifiquen detalladamente los efectos secundarios y contraindicaciones porque el cliente se puede avivar y lo perderás."

.- O sea... al revés que los médicos hijos de Dios ya que los dones que da Dios a sus hijos son: sabiduría, entendimiento, ciencia.... Por supuesto que tratará de educar al paciente para que en lo posible no se enferme y además si debe tomar algún remedio lo previne sobre algún efecto adverso y cómo proceder.
.- A mí un neurólogo me dijo que era hipocondríaco, le pregunté que era eso y me dijo que yo buscaba síntomas. Pero resulta que los síntomas que yo le contaba me habían buscado ellos a mí..... por lo tanto sería al revés: Hipercondríaco ¿no?... y si no es así  inventó el nombre yo y se acabó el cuento.
.-¿Por qué te dijo eso?
.- Porque le conté lo que decía el prospécto y otras cosas que había averiguado por internet.
.- O sea...quieren idiotas útiles a sus intereses.

7
"Empieza por lo complejo. No se te ocurra comenzar por cosas simples, como auscultar, hacer sacar la lengua, investigar sobre qué come o cosas parecidas, porque puede suceder que una cosa sencilla y pequeña solucione el problema y tú te quedarás sin sacerle fruto a esos aparatos que has comprado y que tántos dólares te costaron: hay que hcerlos producir".

.-  Por culpa  del alprazolán, me pasó precisamente eso. Me producía "parestesia", que era como una sensación quemante entre las piernas y una hipersensibilidad en las sentaderas y en los músculos. Iba a un médico y me sacaba una resonancia magenética, iba a otro y ... tomografía computada....luego sesografía con contraste... análisis de sangre, de orina, etc. etc..... conducción de los nervios de las piernas... Total que todo daba normal. No tienen ni idea de los efectos adversos de los medicamentos que recetan.
. - A menos que todo esté fríamente calculado para limpiarte la billetera a tí y a las mutuales....
.- Buscando, buscando,  encontré el manual de la Doctora Ashton y empezé a avivarme hasta que decidí dejar el último que estaba tomando, el clonazepam. Lo dejé lentamente, pero lo mismo me produjo unos síntomas horribles sobre todo los primeros ocho o nueve meses. Luego fueron disminuyendo progresivamente, pero duraron más o menos dos años. Dos años de tortura y suplicio, el peor que he tenido en mi vida.

Experincias  de personas que sufrieron esta tortura:
La pesadilla de las benzodiacepinas.
La pesadilla de vivir enganchado a hipnóticos:
Potentes drogas como las benzodiacepinas se han recetado con demasiada imprudencia. Estos fármacos producen una fuerte dependencia, como se explica en esta experiencia Rafael Narbona.

Hace unos años, acudí al psiquiatra con síntomas de depresión. Después de varias experiencias particularmente dolorosas, había caído en un estado de profundo abatimiento y había perdido el interés por casi todo. Pensé que la psicoterapia podría ayudarme a resolver mis problemas, pero el psiquiatra me dijo que las pastillas eran mucho más eficaces y su efecto, casi inmediato. Me hizo varias preguntas, tomó notas y, en algo menos de media hora, decidió el tratamiento: una mezcla de antidepresivos, ansiolíticos e hipnóticos. Habló por encima de los efectos secundarios y me recomendó que no leyera los prospectos, pues me producirían una alarma innecesaria. No me atreví a cuestionar su opinión. En fin de cuentas, había acudido a un profesional y esperaba que actuara con transparencia y responsabilidad. Compré los fármacos y no puede evitar la tentación de desplegar los prospectos, leyendo a saltos las indicaciones, las dosis recomendadas, las precauciones y los efectos adversos. Efectivamente, me alarmé. A pesar del lenguaje técnico, pude entender que podía sufrir toda clase de complicaciones. Las estadísticas relegaban las más graves a un ridículo porcentaje, lo cual no me tranquilizaba demasiado. Entre mis tíos y abuelos había dos cirujanos, un forense y un especialista en aparato digestivo. Todos repetían que las estadísticas eran absurdas en medicina. Nunca es un consuelo pertenecer a ese pequeño porcentaje que sufre un shock anafiláctico o muere sobre la mesa de un quirófano. A pesar de todo, seguí las pautas del psiquiatra.
El primer día no me levanté hasta las doce. Salí de la cama aturdido, con náuseas y con una voz de ultratumba. Parecía que me había emborrachado más allá de cualquier límite razonable. No pude acudir al trabajo. Hablé con el psiquiatra y me bajó la dosis del hipnótico, pero insistió en que continuara con el resto de la medicación. El miedo a no poder hacer una vida normal me hizo descartar los ansiolíticos, pero me resigné a tomar los antidepresivos y los hipnóticos. El antidepresivo era amitriptilina; el ansiolítico, clorazepato dipotásico, y el hipnótico, lormetazepam. Los problemas con el lormetazepam, que pertenece a la familia de las benzodiacepinas, empezaron enseguida. Mis sueños se hicieron particularmente angustiosos. Soñaba cosas absurdas o traumáticas. Las pesadillas no son algo excepcional, sobre todo cuando estás deprimido, pero no es normal encadenar una tras otra. No tardé en experimentar ansiedad y miedo ante la perspectiva de dormirme, pues sabía que mis sueños incluirían situaciones terribles. Entre mis pesadillas recurrentes se encontraba la fantasía de morir ahogado o de sufrir un aparatoso accidente de circulación. Despertar no era un alivio, pues mi mente se hallaba embotada por un descanso inducido artificialmente. Durante la primera hora de la mañana, parecía un boxeador sonado que busca angustiosamente una esquina del cuadrilátero para recuperarse de los golpes recibidos. No podía moverme por la casa sin chocar con los muebles y tartamudeaba como un niño que está aprendiendo a hablar.
Pedí cita con el psiquiatra y le supliqué un cambio de medicación. De hecho, no comprendía que me hubiera recetado un hipnótico, pues el insomnio no se había encarnizado conmigo. Algunas noches dormía mal, pero era algo episódico, no la tónica general. El psiquiatra decidió sustituir el lormetazepam por zolpidem, que también es una benzodiacepina. Me dijo que era un medicamento menos agresivo. Eso sí, no me comentó que podía provocarme episodios de sonambulismo. Sustituí una pastilla por otra y no mejoraron los efectos secundarios. Eso sí, una noche me desperté en el salón con el televisor encendido. Estaba tumbado en el sofá, con el pijama y una manta. Estupefacto, apagué el televisor y volví al dormitorio, pero ya en el pasillo descubrí que la luz de la cocina estaba encendida. Una sartén con aceite y un plato con restos revelaban que me había frito un huevo. Nunca había sufrido un cuadro de sonambulismo y me impresionó lo que se podía llegar a hacer en ese estado.
Me acostumbré a dormir con un miligramo. La mente se adapta a los cambios de la química, pero no sin un coste.
Intenté olvidarme del incidente, pero varios días después se repitió el episodio. Esta vez me afeité, navegué por Internet, abrí mi correo electrónico y envié un par de mensajes. Además, salí a la calle en pijama para comprobar si había correspondencia. Vivo en una casa de campo y, afortunadamente, no me crucé con nadie. Pasé el resto de la noche en un sofá del salón, protegiéndome del frío con una gabardina. A pesar de todo, acudí al día siguiente al trabajo en autobús. Agotado, apoyé la cabeza en el cristal y miré a la carretera. Al fijar la mirada en los coches que conducían en sentido contrario, descubrí que se duplicaban como en un truco de magia. Aparentemente, el autobús circulaba entre las dos imágenes, dibujando una trayectoria incompatible con las leyes de la física. Por primera vez en mi vida sufría visión doble. Mi cerebro no estaba preparado para la experiencia y experimenté una inquietante sensación de irrealidad. Imagino que la peripecia es digna de una comedia de Peter Sellers, pero con ciertas dosis de cine de terror. Cuando lo recuerdo, siento escalofríos.
Derrotado por el zolpidem volví al lormetazepam. Poco a poco, me acostumbré a dormir con una dosis de un miligramo. Después de una década regulando mi sueño con el lormetazepam, he notado una alarmante pérdida de memoria a corto plazo, crecientes dificultades para concentrarme y una tendencia a la dispersión que me hace saltar de una tarea a otra. Cambié de psiquiatra hace poco y, desde el principio, me advirtió que las benzodiacepinas eran muy peligrosas, pues producían deterioro cognitivo a largo plazo, fatiga crónica, riesgo de demencia, problemas psicomotrices, disfunción sexual, alucinaciones acústicas y visuales, agorafobia, síndrome de intestino irritable, aumento de la ansiedad, parestesia (hormigueo o entumecimiento de brazos y piernas), ataques de pánico, visión borrosa, despersonalización, hipotensión, sonambulismo... Algunos estudios habían descubierto en pacientes de la tercera edad, con varias décadas de consumo de benzodiacepinas, trastornos inmunológicos significativos, daño cerebral estructural, dilatación del sistema ventricular y un marcado incremento de riesgo de cáncer. Mi nuevo psiquiatra me planteó eliminar el lormetazepam de forma progresiva y sustituir los antidepresivos por psicoterapia. De momento, empezaríamos con la supresión paulatina del hipnótico. Cada semana reduciría un cuarto de pastilla, hasta suprimir el miligramo diario que me había ayudado a conciliar el sueño los últimos diez años. Me dio cita para el mes siguiente, indicándome que le llamara si surgía algún percance.
Esa noche, corté la pastilla en cuatro trozos y prescindí de uno. Dormí sin problemas, pero cuando una semana más tarde prescindí de otro trozo, reduciendo la dosis a la mitad, sufrí insomnio tardío la primera noche, esto es, me desperté a las cuatro horas y no pude volver a dormirme. La segunda noche se repitió la reacción, pero acompañada de convulsiones, espasmos y movimientos involuntarios en las piernas. La tercera noche resultó especialmente penosa. Cuando se interrumpió el sueño, reaparecieron los síntomas, más dolor torácico, hipersensibilidad al ruido, sensación de shock eléctrico, sofocos, dolor de cabeza, sudores, taquicardia y náuseas. Pensé en acudir a Urgencias, pero al cabo de una hora solo persistían las náuseas, el dolor de cabeza y la taquicardia. No volví a dormirme. Extenuado, llamé al psiquiatra por la mañana, pero no pudo darme cita hasta dos días más tarde. Como su consulta se halla en un hospital, me sugirió que fuera a Urgencias y pidiera una hospitalización inmediata. La idea me angustió y preferí esperar. Esa noche, cometí una pequeña barbaridad. En vez de media pastilla, me tomé dos y cuatro comprimidos de Tranxilium 10 mg (clorazepato de potasio). Dormí doce horas seguidas, lo cual es comprensible, después de un cóctel explosivo y tres noches de profundo malestar.
Durante los años ochenta y principio de los noventa, 14.000 pacientes presentaron una denuncia conjunta avalada por 1.800 estudios jurídicos, según los cuales la industria farmacéutica conocía la dependencia y el síndrome de abstinencia que producían las benzodiacepinas, pero habían ocultado el dato. Se demandó a 117 médicos de cabecera y a 50 autoridades médicas. Desde entonces, muchos médicos británicos no recetan benzodiacepinas sin un consentimiento firmado. Mi psiquiatra ha reemplazado los comprimidos de lormetazepam por gotas: así resulta más fácil abordar una reducción gradual sin provocar molestias incompatibles con una vida normal. Me ha dicho que necesitaré un año para poder prescindir del hipnótico y volver a dormir de forma natural. Cuando interrumpa definitivamente la medicación, aún tendrán que discurrir seis meses o más para que mi organismo se libere por completo de las benzodiacepinas. Pasado ese tiempo, presumiblemente mejorará mi memoria y mi capacidad de concentración. Más adelante, tantearemos si el antidepresivo es necesario o puede suprimirse.
Actualmente, se considera que el síndrome de abstinencia de las benzodiacepinas es equiparable al del alcohol, pero casi nadie lo sabe. Relato mi experiencia porque no me gustaría que otras personas pasaran por el mismo calvario. La psicoterapia es una alternativa mucho más sensata y con más probabilidades de éxito a largo plazo. Vivimos en una sociedad hipermedicalizada que resuelve cualquier problema con un arsenal farmacológico, creando inesperadas adicciones. Si, por ejemplo,  perdemos a un ser querido, es normal estar abatido, dormir mal y perder la ilusión por las cosas. Esos sentimientos forman parte del duelo y la solución no es medicarse, sino esperar, remontar el dolor y asimilar lo que ha sucedido. Si la tristeza persiste e interfiere gravemente en la vida normal, la psicoterapia puede enseñarnos a reelaborar nuestras emociones, restaurando el equilibrio. En fin de cuentas, somos palabras y las palabras esclarecen, curan y proporcionan esperanza”.
Otro:
BENZODIAZEPINAS. MALA PRAXIS MÉDICA.
BENZODIAZEPINAS: PELIGROSAS DROGAS LEGALIZADAS.
En este blog expongo como abogada y como víctima de MALA PRAXIS MÉDICA. 
Las benzodiazepinas no deberían consumirse por un período mayor de quince a veinte días, sin embargo los inescrupulosos médicos las prescriben por AÑOS arruinando la vida de los consumidores.
En el grupo de facebook DEJANDO LAS BENZODIAZEPINAS puedo asegurarles que día a día son mayores las personas desesperadas que entran en la página pidiendo ayuda.
LAS VOCES DE LAS VÍCTIMAS NO PUEDEN SER ACALLADAS.
EN ARGENTINA NO HAY JUICIOS CONTRA SIQUIATRAS Y LABORATORIOS POR IGNORANCIA. La idea de este blog es hacerte saber que TIENES DERECHO A DEMANDAR A ESTOS INESCRUPULOSOS MÉDICOS Y LABORATORIOS QUE HAN JUGADO CON TU SALUD.
Los pacientes no damos consentimiento INFORMADO cuando aceptamos con confianza estos venenos, sin saber el infierno que nos espera.
Se da a conocer públicamente (y no inocentemente) los problemas con la heroína, cocaína y el paco pero nadie habla de las drogas legales como el PROZAC, XANAX, VALIUM, CLONAZEPAM. 
Los consumidores NO TENEMOS LA CULPA DEL CONSUMO, "ELLOS" nos han engañado. Tienes que saber que te asisten derechos: la prensa miente, los médicos ocultan y los laboratorios hacen marketing con nuestra salud.
Si sos víctima de la siquiatría te invito a que te comuniques con nosotros.
DEJANDO LAS BENZODIAZEPINAS es un grupo que podrá asistirte psicológicamente https://www.facebook.com/groups/501717650008908/?fref=ts
Las benzodiazepinas destruyen la vida de millones de personas, su adictividad es altísima y los síndromes de abstinencia al dejarlas son INTOLERABLES PARA CUALQUIERA. 
Abandonar el uso de estas drogas es EXTREMADAMENTE DIFÍCIL Y DESOLADOR. Los consumidores de heroína y de cocaína expresan que les ha sido más fácil salir de esas drogas ilegales que escapar del infierno de las BENZODIAZEPINAS apoyadas por psicólogos y psiquiatras con una legalidad avergonzante.
Ejemplos de benzodiazepinas: Xanax (alplax, alplazolam), Rivotril (clonagín, clonazepam, clonex, diocam, etc), valium (diazepam), lexotanil (bromazepam), etc, etc.
El Clonazepam brinda a las grandes farmacéuticas más de mil millones al año de ganancias. 
Los médicos cobran dinero y premios por prescribirlo y ocultar a sus pacientes sobre la peligrosidad de este veneno.
Los psiquiatras aprovechan la ansiedad y depresión provocados por el caos de la vida diaria, los efectos adversos de las vacunas y el daño a la salud provocado por una alimentación basada en la explotación de animales para recetarlas (la alimentación y todo su círculo de mentiras provocan enfermedades graves muy rentables para laboratorios y todo el sistema médico). LA MATRIX primero te envenena y luego lanza un sinnúmero de "soluciones mágicas" que empeorarán el daño que te provocan 
Se han inventado ENFERMEDADES MENTALES INEXISTENTES PARA JUSTIFICAR EL USO DE ANTIDEPRESIVOS COMO LA PAROXETINA QUE PRODUCE IDEACIÓN SUICIDA. A ELLOS NO LES IMPORTA TU SALUD, SÓLO LLENAR SUS ARCAS DE DINERO. 
La PREGABALINA es un neuroléptico que se está usando en hospitales argentinos para bajar las dosis de benzodiazepinas, la pregabalina o lyrica provoca disminución visual grave, ceguera, ideación suicida, suicidios, etc. 
Todo ésto no seria posible sin la connivencia de los médios masivos de comunicación que no paran de engañar a toda persona que busca una solución efectiva a sus problemas. En el año 2008,el New York Times informó que gran cantidad de trabajos publicados en revistas de psiquiatría, fueron creados por escritores sin conocimientos sobre medicina. Estos artículos fueron avalados por médicos, para inventar una solución falsa a enfermedades también falseadas. Cada articulo fue financiado por las compañías que fabrican los medicamentos.
Mi mail es servicioslegalesdevoto@gmail.com
Tienes derecho a una indemnización justa en caso de que se te hayan recetado medicación psiquiátrica y juntos: víctimas y profesionales debemos comenzar a poner luz a tantas mentiras y fraudes
Las benzodiazepinas provocan: 
    Insomnio, pesadillas, problemas de sueño
    Recuerdos intrusivos
    Ataques de pánico
    Ansiedad generalizada, pánico y fobias
    Hipersensibilidad sensorial
    Despersonalización, desrealización
    Alucinaciones, ilusiones de la percepción, distorsión de la percepción
    Depresión, agresividad, obsesiones
    Síntomas de tipo muscular
    Sensaciones corporales    
    Problemas de equilibrio
    Problemas digestivos
    Ataques, convulsiones
Y éstos son sólo algunos de los problemas que provocan estos venenos.
DENUNCIA, DEJA TU TESTIMONIO, DEMANDA JUSTICIA


Otro:


Peter Gøtzsche viene a España en septiembre a presentar su libro “Medicamentos que matan y crimen organizado: cómo las grandes farmacéuticas han corrompido el sistema de salud”
Merece la pena difundir su última polémica, basada, precisamente, en muchos de los datos que aporta en su libro, acerca de la profunda crisis, de la que ya hemos hablado (aquí, aquí o aqui), en la que se encuentra la psiquiatría al haber abrazado el puro enfoque farmacológico en su manejo de los trastornos emocionales y psicológicos y haberse convertido, debido a la debilidad de las variables que maneja, en víctima propiciatoria de la manipulación de las pruebas científicas que hace la investigación patrocinada por la industria farmacéutica. Lamentablemente, con terribles consecuencias para los pacientes. Lamentablemente, con una terrible falta de autocrítica o una mínima explicación a los datos alarmantes que Peter Gøtzsche expone por parte de los psiquiatras

Etc..........Etc........Etc.............Etc..............................Etc................................Etc......................................................................................................................................................................................................................................

Aclaración de autor: De los Palotes Perico: "Cualquier semejanza con hechos reales, es pura "causalidad".
.- ¿Como? No será....casualidad.... 
.- Dije "causalidad"....¿Estás sordo, o te hacés el tonto?

                                                          FIN.